Cambiemos la ley electoral, pero ¿cómo?

5 minutos

Si finalmente se consigue que arranque una legislatura completa, parece que esta vez se abordará la reforma del sistema electoral. Desde hace mucho tiempo los partidos pequeños a nivel nacional vienen pidiendo reformar el reparto de diputados de un sistema electoral que les penaliza enormemente. También se proponen otras modificaciones, pero las de mayor calado vienen por el reparto de escaños, que es lo que determina el peso de cada partido en el Congreso de los Diputados. Con el actual sistema por distritos provinciales muchos de los votos de las provincias pequeñas se van a la basura (tras las elecciones del 20D uno de cada diez votantes no estuvo representado por la papeleta que metió en la urna). Es por ello que se dice que nuestro sistema beneficia a los dos grandes partidos y a aquellos que concentran sus votos en unas pocas provincias.

Hasta ahora ninguno de los partidos perjudicados había tenido el peso suficiente como para que los dos grandes (PP y PSOE) les tomaran en serio, pero entre las medidas de los acuerdos de investidura que Ciudadanos firmó con ambos se encontraba la reforma del sistema electoral.

El mayor problema que tiene la modificación de la ley electoral es que todos los partidos tienen su propuesta pero no coincide la de unos con la de otros. En la mayoría de los casos requiere una modificación de la Constitución, y aunque no fuera así, una medida de estas condiciones necesita de un consenso amplio, lo cual, con la fragmentación actual del parlamento y vista la dificultad de llegar a acuerdos, no hace que sea una tarea fácil.

Desde hoy, voy a ir analizando poco a poco en el blog las diferentes propuestas que hay, en qué se basan, que beneficios y que problemas puede tener, y cómo podría haber sido el parlamento español de estar activa cada una de ellas (con mucha cautela, ya que como ya he comentado anteriormente la propia ley electoral condiciona cómo votamos y las estrategias de los partidos).

Así que para comenzar con esta serie, un pequeño resumen de las diferentes propuestas que hay sobre la mesa y alguna otra idea.

Partidos con representación en el Congreso

Empiezo por las opciones planteadas por los partidos que se encuentran representados en el congreso. Ellos son los que más fácil tienen influir en la nueva ley electoral, ya que son los que la tienen que votar. En general, PP, PSOE y los partidos regionalistas no habían sido partidarios de cambiarla, eran los más beneficiados, aunque los dos grandes empiezan a hablar un poco de ello.

PP

No se ha caracterizado por querer hacer una gran revolución de la ley electoral, más bien lo ha aceptado como condición. En los últimos años, siempre que han hablado de reformar la ley electoral, su postura ha sido la de ir en la dirección de facilitar que gobierne la lista más votada, pero no han hablado de otros puntos.

PSOE

En su último programa electoral y tras el pacto con Ciudadanos, el PSOE incluyó varios puntos en los que trabajar para mejorar la ley electoral: mejorar la proporcionalidad (aunque no especifican cómo), listas desbloquedas y cremallera, voto electrónico y desaparición del voto rogado en el extranjero.

Podemos

Podemos aboga por cambiar las circunscripciones electorales y que éstas pasen a ser las autonomías. También proponen una nueva circunscripción para los votantes que están en el extranjero, así como eliminar el voto rogado y cambiar el sistema de reparto de diputados a cada circunscripción y de diputados según los votos.

Ciudadanos

La última propuesta de Ciudadanos es quizás una de las más complejas (habían tenido otras anteriormente), y tiene como modelo el sistema alemán de voto doble. Intento resumirla, pero que nadie se preocupe si no la entiende en un párrafo, la abordaré en detalle más adelante.

Por un lado proponen crear distritos uninominales en los que se eligen la mitad de los candidatos y por otro listas únicas nacionales. Un votante elige una lista nacional y un representante de distrito. El reparto de los 350 diputados se haría con los votos de las  listas nacionales (poniendo un mínimo del 3%). Los primeros escaños se dan a los ganadores de distritos y si el número de escaños que un partido obtiene en la lista nacional es menor que le número de distritos ganados, se incrementa el tamaño del parlamento para que puedan entrar todos los representantes de los distritos. Es decir, si un partido obtiene 30 de los 350 diputados, pero ha ganado 40 distritos, el parlamento pasaría a ser de 360 diputados y el partido tendría como representantes a los ganadores de los 40 distritos. Si gana 40 en la nacional y 20 distritos, los primeros 20 serían los ganadores de distrito y los otros 20 saldrían de la lista nacional.

IU

Aunque en las últimas elecciones, en el programa de Unidos Podemos, IU aceptó la propuesta de reforma de la ley electoral de Podemos, en las anteriores elecciones habían llevado su propia iniciativa. IU ha sido tradicionalmente uno de los partidos más castigados por los restos y su propuesta iba encaminada a evitar que los votos de los restos se perdieran. Proponían juntar los votos que no habían obtenido representación en cada provincia y repartir entre ellos un número extra de diputados (se hablaba de 50, que sería el límite máximo sin tener que modificar la constitución).

Partidos sin representación parlamentaria

Son varios los partidos que no tienen representación parlamentaria y que han tenido que gritar en el desierto porque aunque tenían más votos que otros partidos, la ley electoral les perjudica tanto que no están ya en el parlamento. No por ello quiero olvidar sus propuestas, ya que son posiblemente los más perjudicados por el sistema actual.

UPyD

La propuesta de UPyD se basa en el reparto biproporcional que ya se aplica en algunos cantones suizos. El número de escaños de cada partido se calcula a nivel nacional, de tal forma que un partido con más votos que otro nunca se vea superado por el segundo. Después estos escaños se reparten entre los diferentes distritos siguiendo un criterio de representación proporcional. Para el reparto de escaños proponen cambiar el actual sistema basado en el método de D’Hont por uno basado en el de Saint Lague.

PACMA

Tras las últimas elecciones, PACMA llevó al congreso dos propuestas para modificar la ley electoral, una a corto plazo  que no requiere la modifcación de la constitución (eliminar el mínimo del 3% para entrar al reparto de diputados en cada provincia) y otra a largo plazo (modificar la constitución para pasar de distritos provinciales a un distrito único nacional). Para conseguir la segunda necesitan la modificación de la constitución.

Otras propuestas

Hay muchas otras propuestas circulando por la red, desde depositar 2 votos (uno el principal y otro por si el partido elegido no consigue representación) como propone Qveremos, adaptarse al sistema danés como apoyaba Escaños en Blanco en twitter (en cierta medida la idea es bastante similar a lo que proponía IU), o incluso una de las más originales que he visto:

Mis pequeñas conclusiones

Si finalmente se aborda la reforma del sistema electoral no va a ser fácil llegar a un acuerdo, pero en general hay un punto al que casi todos los partidos tienden: aumentar los distritos o tender a un reparto inicial a nivel nacional. Con un mayor tamaño son menos injustos los redondeos de los restos. Cómo se consigue encajar el sistema para mantener representación territorial o si reformar o no la constitución serán posiblemente los puntos de mayor batalla. En la medida que pueda intentaré dar más datos sobre cada posibilidad para enriquecer el debate.

Deja un comentario

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.